lunes, 21 de septiembre de 2009

Degradación


*Columna escrita por: Martha Lucía Flórez Noriega. (fundacionparticipar@hotmail.com)

*Publicada en: periódico Vanguardia Liberal, sábado 19 de septiembre de 2009. Pág. 9A.

Todo el mundo lo ha comentado en los corrillos…y a voz en cuello…y desde hace mucho. Entonces: ¿por qué tanto alboroto? ¿Por lo inadecuado de la conducta o porque los están pillando? Sabemos que la mayoría de los líderes comunitarios, ediles, concejales, diputados y congresistas de este país, creen que la política no se hace por convicción y con ideas, sino por dinero y con manipulaciones; que es para cobrar y no para servir; que los seres humanos no son un fin sino un medio y que las instituciones son centros de negociados. Y no sólo esto resume gravedad. Estas prácticas se han enraizado tan profundamente en la cultura colombiana y llevan una tradición de tantos años que la gente acríticamente las acepta y cree que están bien.

En consecuencia, pecan y siguen pecando, tanto los que cobran por conseguir puestos, encontrar cupos en los colegios, asignar contratos y votar, como los que pagan por todo ello. Y así sucesivamente, en una cadena interminable y sistemática de tomas y demes, que desdibuja el sentido ético y real de la política y no permite que el país avance y se sitúe en el entramado del desarrollo.

Y mientras que los negociantes de la política ocupan los cargos donde se toman las principales decisiones, las personas de bien, capacitadas y con deseo de servicio, no pueden acceder a ellos, porque no tienen maquinaria aceitada con pagos, ni aceite, es decir dinero, para engrasarla. Y todos siguen pensando que eso está bien.

Mientras en este país la política se confunda con negociados, los políticos sean mercaderes de conciencias, puestos, cuerpos y votos, el servicio se confunda con explotación, las instituciones sean compraventa de mezquinos intereses, el pueblo se venda sin escrúpulos, las campañas a corporaciones cuesten las astronómicas cifras que conocemos, y los que ganen suban a recuperar el dinero gastado en ellas, seguiremos sumidos en la degradación y el atraso, y no alcanzarán las cárceles para tanto pícaro.

2 comentarios:

Angelo Lever dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
JMG52 dijo...

Colombia es el unico país en donde la corrupción es una industria